Contacto e-correo. apoyo@asociacionapoyo.org
teléfono 91-437-9815

viernes, 8 de noviembre de 2013

Concertina en la puerta.

Sabernos rodeados de concertina no me produce mucha seguridad, más bien me produce estupor… Es tan valioso esto que protegemos, que con cuchillas hay que defenderlo.
¿Sentimos esta tierra tan nuestra que pensamos que otros nos la arrebatarán y la protegemos con sangre sudor y lágrimas?Lágrimas hipócritas nuestras, sudor y sangre, faltaría más,de otros, de los nadies.
Lagrimas hipócritas ya que no podemos lamentar la muerte de los ahogados en las costas de Lampedusa, e idear matar a inmigrantes a la puerta de nuestra casa. Colocar cuchillas no tiene otra intención que provocar daño físico a quien ose acercarse a nosotros, y no podremos calcular cuán hondas serán las heridas. Dicen que es para disuadir, pero cuando empuja la pobreza, se salta lo que haga falta aunque quede la piel hecha jirones. Quien cruza la valla de Melilla no lo ha decidido esta mañana al levantarse. Hace mucho tiempo dejó a su familia, atravesó desiertos y sufrió la violencia de la policía de “los buenos” en su éxodo y ahora tan cerca de lograr se sueño… volvemos a colocar esa máquina de picar carne humana que se retiró por inhumana hace años.
Sumamos más violencia al genocidio de los pobres, al que poco a poco nos acostumbramos y contribuimos.No sé qué podremos contestar a la pregunta de nuestros hijos sobre qué hacíamos ante este genocidio, hacia donde mirábamos cuando miles de personas morían en el Estrecho, o en los bajos de un camión, o en el desierto muertos de sed. Ahora en pleno siglo XXI no les tocamos ni un pelo. Simplemente dejamos que los acuchille la concertina en Melilla.
¿Dónde miramos? Sólo podemos mirar a un sitio para no pisotear de nuevo el artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sólo podemos mirar a un sitio para comportarnos fraternalmente los unos con los otros, sólo podemos mirar a un sitio para no tener que aborrecer nuestra condición humana. Ese lugar son los ojos del que huye de la pobreza.

Hay que exigir a nuestro Ministro del Interior que retire esas cuchillas de la puerta de nuestra casa. Una cosa es querer regular los flujos migratorios y otra muy distinta es acuchillar inmigrantes a distancia.
Podemos discutir sobre la política migratoria.  Sé que nunca llegaremos a un acuerdo con aquellos que se arrogan la posesión de la tierra y deciden quién está dentro y quién fuera, pero me resisto a creer que es preciso argumentar más para que la carne de hombres y mujeres que huyen de la miseria se presente como botín victorioso de una guerra que no es la de nadie que se arrogue la condición humana.

Por esto  y por mucho  más, exijo al Gobierno la retirada inmediata de  la “concertina”… la interrupción  de esta sinfonía silenciosa de sangre y llanto.



Huerta Hermana Tierra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...